Amarula en mano, sin pucho ya. Lo dejé. Ahora me atraco con otras cosas. Pensamientos, por ejemplo.

Y mejor largar... mejor dejarlos salir... mejor evitar exceso de pensamientos. De pensar boludeces, por sobre todo. De pensar, bah.

Mi Diario Intimamente Publico.

Sos testigo de mi raye. Si lo creés necesario, sugerime un psiquiatra, que no me ofendo. Vamos viendo.


lunes

Eliana Narra: En carne viva...

El viento de esta tarde me trae el recuerdo de diversos momentos vividos a su lado.

Tan repentina fue su presencia en mi vida. Y lo que pasa como torbellino deja desastres naturales, naturalmente inolvidables…

A veces no se mide, no se consideran consecuencias, y ese modo de manejarse por simple impulso, puede ser tan satisfactorio como devastador.

Y los amores que vienen de repente, tan pronto se van. Pese a intentar aferrarlos a nuestras vidas, pese a llegar al punto de rebajarse, de sincerarse, que para el caso….. vamos! Para el caso es lo mismo…

En el amor las verdades absolutas sólo provocan desventajas. Yo estuve en mengua todo el tiempo.

Desde el momento en que accedí a recorrer cientos de kilómetros a su encuentro, me puse en ese lugar.

Automáticamente bajé un peldaño, quedé a su merced. Lo disfruté, por supuesto. Saboreé cada instante de su piel y cada segundo de nuestros veloces relojes. Pero quedé resumida a sus antojos y a esa inverosímil vida que decidí protagonizar.

Él, el caballero cuasi perfecto pero insospechablemente “genial”. Yo, la damisela soñadora que vive en la fantasía de que el amor todo lo puede.

Por una cuestión de linaje, o de costumbre, en mi familia los amores se viven a la distancia, y a la distancia se consuman y se mantienen vivos, para luego unirse eternamente en el punto en común que el destino les tiene preparados.

Yo soy la excepción a la regla.

Los amores que llegan turbulentos, apasionados, ansiosos de placer y de deseo, sin promesas dichas pero con caricias que se encarnan, suelen dejarte la piel marchita y el alma desteñida.

Una historia más de desamor entre las que han leído.

Una narración contada en primera persona.

Una historia vivida en carne propia.

Esa carne que aún hoy sangra por los deseos incumplidos de un amor no correspondido.

Otra historia sin final feliz.

By Eliana (la que aleja a los que la quieren ¿bien?)

3 comentarios:

P. Vargas dijo...

Me encanta esta historia. Llena de tanto amor y desgracia al mismo tiempo, pero con esa convicción de que algo bueno vendrá mañana...

Buen post Carito, nos seguimos leyendo, un abrazo!!

CoRaZoNeS pInTaDoS dijo...

dios, q identificada q me senti con esta historia, me siento una eliana total... es lo q siempre me pasa :(

carmeloti dijo...

Carito llevaba tiempo sin venir, y creo que lo sabes, pero hoy me tienes ya muerta en vida, ojala te conociera, porque no puede ser ni real ni cierto, y mucho menos Amor Amargo, para más magia mi Segundo es argentino...

Volviendo a tu post... rajate siempre, porque al final el amor es sin duda lo más parecido a la locura, sinsera hasta que duela...